BICHO RARO

Me ha pasado toda la vida: me cuestan los cambios de ritmo, sobre todo si son cambios de ralentización. Por eso siempre, al acercarse las vacaciones de verano, me cortocircuito un poco y soy la rara de turno que piensa que no sabe qué va a hacer con todas las horas del día…después del ritmo del final de curso, y más en este curso tan «especial».

Y todos los años me tengo que decir lo mismo:

Sigue leyendo

Y VAN CATORCE

Mentimos cuando decimos que el tiempo vuela. El tiempo pasa, eso sí. Y hoy, que «mi mayor» cumple 14 años, me he parado a pensar en todo el tiempo que he pasado con él. A día de hoy puedo decir que creo que no me he perdido ningún acontecimiento importante de su vida, pero ¿cuánto tardará en dejar de hacerme partícipe de algunos? Sí, falta poco. Y tendré que entenderlo como tiempo que paso con él… con un poquito de distancia.

Como no me quiero poner tontorrona hablando del monito saltarín que era, y bla bla bla… aquí la tarjeta que le he regalado esta mañana, una tarjeta nada sensiblera y muy actual:

Sigue leyendo