PECULIAR VUELTA AL COLE

Una de las cosas bonitas de mi trabajo es que todos los años tengo cosquillitas en el estómago la noche de antes de empezar las clases.

La pena es que este año esas cosquillitas de nerviosismo están mezcladas con muchas sensaciones más respecto a mi trabajo, no tan motivadoras. Menudo principio de curso estamos teniendo…

Pero si la actitud cuenta, aquí van la taza de té que voy a necesitar mañana bien temprano y lo mona que me voy a poner para mi primer día de clases:

Sigue leyendo

SAN JUAN

Mi infancia no son recuerdos de un patio de Sevilla, porque a ver quién es la guapa que se pone al lado de Machado, pero en mi infancia sí hay un patio (cordobés) y en ese patio el día de San Juan marcaba el principio del verano.

En el día de San Juan de mi infancia no había meigas, ni mar, ni hogueras. Sí muchas macetas, y espíritu de celebración. Mi abuelo Juan sabía cómo festejar, vaya que sí. No se le escapaba un día de San Juan en el patio, ni se olvidaba de darnos un dinerito si le enseñábamos las notas de final de curso.

El día de hoy era el principio del verano, definitivamente lo era. Y aunque ese verano se pareciera poco al que voy a enseñar, ¿hay sello más veraniego que este?

Sigue leyendo

EN ASAMBLEA

Los números se reunieron en asamblea. No todos llegaron al mismo tiempo: el 8 fue el primero, llegó rodando; el 7 fue el último, es que se había olvidado su bastón en casa.

Pero allí estaban. La convocatoria había corrido a cargo del 0, que ya no podía más. Se estaba volviendo loco en el vaivén de su desesperación cuando estaba solo y de su euforia descontrolada cuando le precedía el 1. Claro, es que hay una gran diferencia entre el 1 y el 10.

Sigue leyendo