TAG ZEN

Lo tengo claro: cuando la ansiedad me gana, cuando tengo una «to-do list» demasiado larga y no sé por dónde empezar porque tengo la cabeza y el corazón en todos sitios y en ninguno, hago un tag.

Otros chupan candados o abrazan farolas. Yo hago un tag, porque es un formato que me resulta fácil de «rellenar» y el proceso me ocupa mente y manos durante un breve periodo de tiempo con un resultado inmediato. Me evade y, a veces, con un poco de suerte, me activa y me centra.

Total, todo esto para justificar que he hecho otro tag. Que ya estoy mayorcita para justificarme por todo, pero bueno. Mi tag:

Sigue leyendo