Libro para Nancy

Si yo aprendí a hacer libros alterados fue gracias a Cristina (@bailandoconscrap) y Ana María (@xikixa). Fue allá por el año 2016 y su proyecto anual de libro alterado enganchó a un buen puñado de gente que lo pasamos de lo lindo mes a mes.

Y aquí estoy de nuevo, años después, con mi segundo libro alterado:

IMG20180524123121

Efectivamente he vuelto a coger cutter, regla, pegamento y gesso… y me he puesto manos a la obra destrozando otro libro con el tutorial que Cristina y Ana María crearon entonces (este). Resumiendo mucho, más o menos he hecho esto:

Pero en realidad lo que yo venía aquí a contar es que se nos va Nancy, y estamos tristes. Nancy es la asistente de conversación por inglés que ha trabajado con nosotros este año y claro, ha sido tan perfecta que a ver qué hacemos ahora sin ella.

El caso es que no queremos que se olvide de nosotros y nos pareció buena idea recoger su curso 17/18 en un libro (que se note que estamos en un centro educativo y tal) para regalárselo. ¿Preparados para aluvión de fotos? Pues al lío:

Yo, particularmente, me quedo con su tremenda belleza, con su serenidad y su talante, con su saber estar y su capacidad de escucha; ha sido un gran apoyo para mí en este año mío de cambios, retos e inseguridades. Y claro que le va a ir fenomenal en su nueva etapa, pero nosotros la vamos a echar de menos y el alumnado… ¡ni os cuento!

IMG20180524123824

Y ya. Toca pasar página, cerrar libro, mirar al frente, sonreír y pensar que sí, que si confiamos en los tiempos que nos va marcando la vida todo va a ir bien. De verdad lo pienso y de verdad va a ser así.IMG20180524123206

 

ADORABLE 2016. Y FIN.

Donde dije digo digo Diego… ¿que no iba a hacer balance del 2016? Pues dos tazas, o mejor… un libro entero, que ya tiene hasta portada:

img20170126102604

Mi 2016 fue ADORABLE según las páginas de este proyecto tan especial que empecé sin mucha fe en mí misma y que al final he cumplido mes a mes en tiempo y forma. Compartirlo con tres de “mis scraperas de casa” e irme encontrando a gente muy interesante y enriquecedora por el camino me ha hecho exprimir aún más la experiencia.

Se hizo camino al andar y al ser un proyecto anual, el camino ha sido largo:

  • Enero empezó con la sonrisa de un niño, el rey de su casa.
  • Febrero nos disfrazó y nos descubrió que las super marcas de scrap también tienen boca, y se equivocan (“¡que hampster no tiene p, Rosa!”).
  • Celebramos marzo con el abuelo Miguel… a su manera, tirándonos al monte.
  • En abril libros mil, y una sesión de cuentacuentos… y cuidado porque cuentan que los cuentos a veces… se hacen realidad. En eso tienen que ver con los sueños.
  • Mayo con la abuela, que igual nos mima que nos enseña a jugar a las cartas, que nos compra ropa fashion, que nos hace comiditas ricas.
  • Junio y principio de vacaciones y las vacaciones dan para viajes… y para siestones de trayectos largos y aburridos.
  • En julio pisamos la playa y nos pusimos morenos (bueno, ellos… que en eso la genética les ha sonreído). Guiamos y nos dejamos guiar, vivimos el momento…y nos sentó muy bien.
  • Agosto y esas mañanas tontorronas de “hacer mandaos” que dan para pararse en el parque  y jugar porque… para eso están las vacaciones.
  • Cambiamos rutina de la mano de septiembre, y cuando la nueva rutina nos metía prisa, nos rebelamos y nos hicimos un té para “enjoy life sip by sip”. Porque lo valemos.
  • Octubre y la belleza con nombres propios.
  • Llegó noviembre y viajamos al País de los Chutes de Subidón Scrapero. A mí no se me ha pasado, pero estaría bien repetir casi ya.
  • Y cerramos libro con diciembre y la Navidad, en uno de esos días de paseíto mañanero al sol.

¿No me crees? Palabrita que mi 2016 fue ese, mira:

img20170125115504img20170125115533img20170125115615img20170125115703img20170125115732img20170125115800img20170125115823img20170125115859img20170125115926img20170125115953img20170125120013img20170125120028

Si quieres saber más de todo esto, con un simple click AQUÍ tienes todas las entradas en un mismo sitio.

El caso es que igual que hay quienes no pueden resistirse a leer la última frase de los libros nada más abrirlos, Cristina y Ana María (las profes y jefazas de toda esta historia) nos han pedido decorar las portadas al final, como última tarea del proyecto.

Yo elegí el libro por tener tapas rojas (mi color favorito) así que no he querido taparlas del todo. Sí le he birlado a Cristina la idea de la tela deshilachada, pero pegada solo a trozos. Esa tela de edificios que compré en Madrid hace tiempo me ha parecido perfecta por sus colores y por su estampado; en este libro se recogen retazos de mí durante este año pasado, se podría decir que es un trocito de “mi casa”.

img_20170126_101722

Además de la tela hay un poquito de todo, como en botica: maxi números de corcho decorados con Sharpie blanco, papel de acuarela entintado con Distress, un clip de plástico, un brad adhesivo, una pegatina con volumen (puffy sticker para los guiris), un gran “adorable” que brilla tanto como su significado, washi tape por algunos filos y un cierre doble de encaje y cinta con estampado de estrellas, para que no se escape ninguno de esos recuerdos.

img_20170126_102936

Terminó 2016 y haya sido regular, malo o bueno, a mí me encantará recordarlo en las hojas de este libro, porque visto así… ha sido realmente un ADORABLE 2016.

FIN

To be honest, when I started this annual project I didn’t think I would be able to follow it month by month, but I did!!! I respected all the deadlines, followed all the instructions… and I feel proud of myself. 

It’s finished now and it compiles a bunch of adorable moments from 2016. All the monthly entries can be found clicking HERE. It doesn’t really matter if my year was a good or bad one because at the end of the day… it’s the little things in life what count, and this book has plenty of them. 

img_20170126_102853

THE END