¿BAÑERA O PISCINA?

Los veranos para mí son ausencia de rutina y, como mis veranos son largos, eso crea… irremediablemente, una rutina. Bueno, más o menos. Yo me entiendo (pero no siempre me sé explicar).

De entre las cosas que me hacen sentir algo de rutina es el bordado a cámara lenta, el «un día esto y al día siguiente esto otro». Poquito a poco, Rosa, pero todos los días. Al menos eso.

Pues eso, que cuando el verano pasado mi bordado a cámara lenta fue muy tropical (ver aquí), este año la creadora de estas iniciativas de bordados «slow» ha debido adivinar que en el sur de España íbamos a encadenar olas de calor hasta el infinito y más allá, y el resultado es este:

Sigue leyendo

DESPACIO

No se me da bien caminar despacio, hablar despacio, pensar despacio, actuar despacio, gastar despacio. Nunca he sabido comer despacio, beber despacio, leer despacio, escribir despacio ni sentir despacio.

Por eso, tal vez, se me quedó grabado hace años el «the way to eat an elephant is one bite at a time» que una de las protagonistas de «Amy & Isabelle» le decía a otra en un momento de la novela (de Elizabeth Strout).

La manera de comerse un elefante es bocado a bocado, decía.

Paso a paso, día a día… one day at a time.

Sigue leyendo

YO Y MI LLAMA

Ella es muy guapa. Lo es cuando me viene de sopetón con un «móntame el scrap de mi boda con temática llamacornio flamenco». Y, ojo, lo hice (aquí).

También lo es con su lado friki, y cuando le hace peinados imposibles a las niñas, y cuando hace de amigo invisible de todos los peques porque esa Navidad no nos podemos juntar. Ella es guapa con su «compartir es vivir». Y casi siempre sonríe.

Sigue leyendo

POSADO DE VERANO

El portero de mi edificio nos ha sorprendido esta tarde poniendo con nocturnidad (bueno, en la hora de la siesta, que es lo mismo) y alevosía (eso sí que sí) el cartel de «cerramos piscina HOY». Que yo entiendo que al hombre lo tenemos hasta las narices y que ha visto el cielo abierto… en todos los sentidos de la palabra, con la lluvia de hoy.

Pero yo me he quedado sin posado del verano, y oiga usted. Eso no.

Sigue leyendo