LATITUD

He buscado la definición de “latitud” en el diccionario de la RAE. Las primeras palabra de sus diferentes acepciones son “dimensión”, “extensión” y “distancia”.

Laura (Lora Bailora) no pretendía que este taller fuera como ha sido. Yo, por otra parte, ni me había imaginado tener acceso a él. Y aquí estamos, con este mundo vuelto del revés en el que yo he hecho un taller con ella y sus materiales, desde una ciudad que ella no iba a visitar.

Os presento el álbum Latitud:

Sigue leyendo

SAN JUAN

Mi infancia no son recuerdos de un patio de Sevilla, porque a ver quién es la guapa que se pone al lado de Machado, pero en mi infancia sí hay un patio (cordobés) y en ese patio el día de San Juan marcaba el principio del verano.

En el día de San Juan de mi infancia no había meigas, ni mar, ni hogueras. Sí muchas macetas, y espíritu de celebración. Mi abuelo Juan sabía cómo festejar, vaya que sí. No se le escapaba un día de San Juan en el patio, ni se olvidaba de darnos un dinerito si le enseñábamos las notas de final de curso.

El día de hoy era el principio del verano, definitivamente lo era. Y aunque ese verano se pareciera poco al que voy a enseñar, ¿hay sello más veraniego que este?

Sigue leyendo

A ZANCADAS

La vida es a veces inaudita: este año estamos viviendo en el sur una primavera realmente primaveral, que no le teme ni al estado de alarma. Y mientras con pocos dedos podemos contar lo que falta para el principio del verano, sigue aquí nuestra inaudita primaveral primavera.

Sin embargo, la vida es también, a veces, lo más esperable del mundo. Hablo ahora de cambios, de mi adolescente favorito, y de que ya en este momento ha inaugurado día de cumpleaños.

Sigue leyendo

Un “mini-mini” bien resultón

Hola, me llamo Rosa y sí, soy la que siempre ha dicho que menuda gran pereza hacer encuadernaciones y cartonaje en general. Total, si soy muy impaciente, no mido con mimo y al final no me sale nada recto.

A partir de ahí es fácil adivinar qué traigo hoy: una encuadernación. Por la cosa de llevarme la contraria a mí misma de vez en cuando, más que nada (no se me vayan a subir a la cabeza mis propias certezas).

Sigue leyendo