CUESTIÓN DE VOLUNTAD… Y SUERTE

Más de una vez he hablado por aquí del valor de lo simple.

Y si nos paramos a pensar en lo simple que es coger un trozo de papel, escribir unas palabras, introducir ese papel en un sobre, añadir dirección, comprar un sello y depositar el conjunto final en un buzón, podría ser eso: simple.

Pero… no. Primero porque no lo hacemos. ¿Cuántos de vosotros recibís cartas en vuestro buzón? (Y no, no valen notificaciones de bancos ni publicidad, que a mí no me la coláis).

Mi hijo creo que no ha recibido una sola carta en su vida. Mi hija, tal vez dos. Qué pena.

Sigue leyendo

ABUELOS

Tengo la suerte de tener muy cerquita del alma recuerdos con mis dos abuelos y mis dos abuelas. Los cuatro me quisieron a su manera y tengo ya la edad suficiente para valorar eso. Como extra, conocí y atesoro momentos con un bisabuelo y una bisabuela. Qué lujo, ¿no?

Pero yo no he venido aquí hoy a hablar de mí. Hoy es el día de las dos abuelas y los dos abuelos de mi bebé favorita de la temporada (no porque luego se me vaya a pasar la debilidad, sino porque ya mismo no es bebé).

Si hace poco hablé de ella y un año de amor (aquí), hoy les toca a sus abuelos. Para ellos hice unos álbumes un poco más humildes, pero con la misma preciosa protagonista. Ser abuela y abuelo creo yo que debe de darte una perspectiva distinta del universo entero. Porque te llega en un momento de la vida en el que lo vivido te hace saber qué es lo realmente importante. Pienso.

Sigue leyendo