DE TRANQUIS

Ayer por la tarde «salí de tranquis». Es decir, salí tranquilamente de casa a una de las tres heladerías que tengo prácticamente en mi puerta. Compré y me volví.

Lo que pasa es que encadenar ola de calor con ola de calor (y vuelta a empezar), hace que las neuronas no den para mucho más. Es lo que hay.

Bueno, eso y que el helado sea de vainilla. Por favor. Gracias.