LA PERSONA ADECUADA

Había una vez un sueño en busca de persona que le diera forma y color. No penséis que el sueño era cosa fácil… se encabezonó con el lado creativo y lindo de la vida, se obsesionó con las letras bonitas, con los libros ilustrados y las pinturas mil.

El caso es que encontró a la persona adecuada: campechana, sencilla, directa, trabajadora, generosa y cariñosa. Y artista a reventar.

El flechazo fue inmediato. El sueño no podía ni creerse su suerte. Y ahí llevan juntos tres años ya. El sueño y ella, avanzando juntos.

Y que sean muchos más, porque no hay que ser muy listo para darse cuenta de que Portulaca y Laura son una buena combinación.