LEER O NO LEER

Leo. Con certeza menos de lo que pienso que voy a leer, pero Shakespeare no se ha enfadado conmigo aún y me ha dejado sacarle partido en un marcapáginas:

Ayer me anticipé ya la celebración del Día del Libro en mi trabajo y disfruté de una hora de lecturas compartidas con mi grupo de tutoría. Qué delicia. Para que luego digan que los adolescentes no tienen nada que contar y no les interesa nada…

Y hoy, pues aquí me quedo con Shakespeare y su leer o no leer. Él lo tiene claro, él apuesta por leer.

La frase del sobre que arropa el marcapáginas no creo que sea suya, pero seguro que si hoy pudiera hablarnos, también nos diría eso, que una forma de cambiar el mundo es coger un bolígrafo y escribir.

Feliz Día del Libro. Felices lecturas hoy, y mañana, y pasado mañana.

Gracias, William, eres muy majo por echarme una mano hoy.