ALEGRÍA PRE-ALERGIA

Estamos teniendo por aquí una primavera de libro. Ha habido lluvia (con sus pajarillos que cantan y sus nubes que se levantan) y ahora de sopetón, calorazo.

El caso es que como aún no estoy con la alergia a tope, todavía me cae bien la primavera.

Ya os digo yo que mi buen humor primaveral va a durar poco. Más o menos lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks, que diría mi paisano. Pero mientras llega la alergia… ¡alegría!