FLORECER

Aquí yo, ignorante como la que más, pensando toda mi vida que los espantapájaros eran cosa del otoño. Que los espantapájaros eran marrones, y tristes, y se sentían solos.

Pues no, aquí la prueba de que los espantapájaros también florecen en primavera (por cierto, hola primavera).

Solo hay que permitir que entre el sol, solo hay que dejar una ventana abierta. Una, al menos una, aunque las puertas se cierren.

Y mira el resultado. Merece la pena.