GANAN LOS BUENOS

Llega a veces un momento en el que da igual si lo que haces está bien o mal. Porque te van a criticar igual.

Ganan los buenos. Los que nunca se equivocan (o eso dicen), los que tienen el dinero suficiente, una vida pura y pulcra y una vara de medir hecha a su justa altura. Son muchos años de entrenamiento.

Ganan los buenos. Ellos pueden dejar que estés sin agua caliente unos días y descalificarte. Pueden pasearse y descalificarte. Pueden decirte «a mí me dejas en paz» sin decirlo.

Son poseedores de la verdad y la virtud. De ellos será el Reino de los Cielos seguro.

Ganan. A mí me ganan. Enhorabuena.

Venga, te lo he puesto fácil. A criticar. O no. Allá tú.