ROCK & ROLL

Yo sé que igual exagero. Tal vez no sea suficiente con que a ella le gusten los unicornios y las llamas y con que me pidiera para su boda crear temática «llamacornio flamenco» (aquí).

A lo mejor ya ricé el rizo el año pasado cuando le hice para su cumpleaños un bordado «no drama llama» (aquí).

Pero es que yo veo una llama o un unicornio y pienso en ella, que es natural y entrañable, flexible y divertida. Disfrutona y cariñosa.

Y si en su cumple del año pasado tocó rizar el rizo con la llama, este año toca…

Pues sí, otra vuelta al rizo: unicornio.

Unicornio cañero, eso sí, que hoy estamos de cumpleaños de la mujer con la que cualquiera se querría ir de fiesta. De la mujer que mejor abraza y acoge.

Felicidades, Ele, un año más. Ojalá llegues al menos hasta los 100. Que el mundo sin ti perdería mucho rock & roll.