NUEVO AÑO NUEVO

Día 1 de enero, y nos encontramos de sopetón (oh, sorpresa) con un nuevo año nuevo. Pero yo con el 2022 por ahora solo quiero hablar un par de cosas:

«First things first». Sí, te he hecho una tarjeta, no empieces quejándote.

Como ves, no te he dejado mensaje más allá de tu nombre propio en números bien grandes. Es que no me atrevo a etiquetarte con una palabra, ni siquiera con un buen deseo.

Sí te he vestido de un elegantón color bronce vintage y te he preparado un espacio para acomodarte. Tienes la fuerza de la madera, lo blandito del musgo, lo resistente de la tela, y lo calado de la rafia.

Como conjunto no son un mal plan, pero otra cosa es que yo haya sabido poner la cantidad exacta de cada elemento, y que además los haya colocado en el orden correcto para que nada pierda el equilibrio.

Anda, sé bueno. Que ya está bien.