HISTORIAS (I)

Él quería causar buena sensación. Mucha confianza en sí no tenía, pero sacó del armario su mejor sonrisa, se puso una flor en la solapa y cruzó las pezuñas.

Solo necesitaba que ella encontrara la belleza en lo cotidiano, en lo normal. Bueno, y que le gustara la flor en la solapa también estaría bien.

(CONTINUARÁ…)