CANICA LOVE

Asha quiere a Canica. Y es quien más la cuida.

Comprueba que tiene comida y agua, le limpia la jaula, la coge todas las noches un ratito “para que tenga apego”, y sale con la jaula en brazos a todo correr cada vez que hay un ruido fuerte en el salón, o si ponemos el aire acondicionado, o si le da el sol. Si querer implica cuidar, Asha quiere a Canica mucho, mucho, mucho.

Lo que a Asha no le va a gustar es recordar este corte de pelo suyo del verano pasado. En mi defensa diré que salíamos del confinamiento absoluto y nuestra peluquera de confianza tenía lista de espera de órdago… y pasó lo que pasó. Que la llevé a otro sitio y el “hazle un corte cómodo para el verano” se convirtió en “mamá, pero si es que no me puedo hacer ni una coleta, no me llega el pelo”.

Como buena pre-adolescente, aún se acuerda y me lo reprocha. Y también ha vivido con garras afiladas el periodo previo al corte de pelo de este verano. Pero no, esta vez no ha llegado la sangre al río.

Y a todo esto, ¿en qué momento la crónica del amor a un hámster se ha convertido en una reflexión de madre de pre-adolescente que como buena pre-adolescente, ni perdona ni olvida?

Pues mira, no sé. Pero así ha salido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .