Y VAN CATORCE

Mentimos cuando decimos que el tiempo vuela. El tiempo pasa, eso sí. Y hoy, que “mi mayor” cumple 14 años, me he parado a pensar en todo el tiempo que he pasado con él. A día de hoy puedo decir que creo que no me he perdido ningún acontecimiento importante de su vida, pero ¿cuánto tardará en dejar de hacerme partícipe de algunos? Sí, falta poco. Y tendré que entenderlo como tiempo que paso con él… con un poquito de distancia.

Como no me quiero poner tontorrona hablando del monito saltarín que era, y bla bla bla… aquí la tarjeta que le he regalado esta mañana, una tarjeta nada sensiblera y muy actual:

Y es que claro, a mi adolescente de 14 años le gustan los videojuegos, cómo no. Tiene más inquietudes y aficiones (gracias al cielo…) pero a él le ha gustado ver su mando de la Play en una tarjeta. Bueno, le ha gustado y le ha costado reconocerlo….todo sea dicho.

De verdad, esta juventud de hoy día está cada día peor, yo lo veo “igualico” al original. Bueno, más o menos.

4 pensamientos en “Y VAN CATORCE

  1. Yo también lo veo igualito eh?? Pero será que somos de otra generación…
    Dale un beso, con retraso, a Álvaro… aunque me ha dado un disgustazo pensar que tiene ya 14 añazos, quién le ha dado permiso para crecer tanto??

Los comentarios están cerrados.