MALABARES

Nos movemos con cautela y a zarpazos, según el rato. Tenemos tiempos de prisas y tiempos de parálisis. Y a veces, en toda esta locura de tiempo que nos ha tocado vivir, tenemos que hacer malabares y cruzar todos los dedos (o las pezuñas) para que no se caiga la taza de té y se nos haga todo añicos:

Ya sé que siendo un oso es difícil mantener ciertos equilibrios, pero tengo que intentarlo.

2 pensamientos en “MALABARES

  1. El equilibrio no ha sido fácil nunca. Yo tengo muchos años y no lo he conseguido aún, quizás por eso sigo buscándolo. Aunque no queden muchos sitios (ojos) en los que mirar. Intentaré que no se me vaiga la taza.

Los comentarios están cerrados.