CANICA

Tenemos una hámster en casa, desde hace tiempo ya. No es el ansiado perro que se me pide INSISTENTEMENTE todos los días, pero se conforman con Canica… que dentro de su esencia de ratón, es hasta graciosa. Y ni muerde ni nada.

Canica tiene unos horarios muy de hámster, duerme de día y da vueltas a la rueda cuando cae la noche como si no hubiera un mañana. Pero ha conseguido caerme bien, hasta el punto de hacerle un tag.

Ayer leí que una de las enseñanzas que podemos hacer a nuestros adolescentes es que no tengan miedo a cambiar de opinión. Así que me toca predicar con el ejemplo y que para empezar mi adolescente y mi pre-adolescente sepan que me gusta Canica. Ver para creer.

Ya solo falta que le caiga bien a la abuela (pero eso va a costar más, ya os lo digo).

4 pensamientos en “CANICA

  1. Me parto contigo. Y con Canica. En casa tenemos a Murfi, que sí muerde como te despistes. Y también son insistentes con el tema canino…

  2. Simpática entrada. Sobre todo por lo que los adolescentes y las ratitas tienen en común: no te pongas a Canica muy cerca del cuello nunca. Puede morder. Y los espíritus adolescentes también.

Los comentarios están cerrados.