SER DOS

Soy dos. O cien. ¿Quién no?

A veces me reconozco en el espejo y otras veces me superpongo y juego a las siete diferencias… pero me salen mil.

A veces también me dejo dibujar, y me echo unas risas con el resultado. Otras veces no… otras veces tapo todos los espejos de mi casa, o los evito mirando para otro lado. Tan valiente no iba a ser todo el tiempo.

Soy dos, o cien. A lo mejor hasta mil. Tantas que hasta yo me sorprendo. Así que mira, vamos a hacer una cosa, que programar se me da bien. ¿Y si vamos “one day at a time”? Y mañana volvemos a empezar.

“One day at a time” is always a good idea.